Lo prometido es deuda.

Aquí tienes tu regalo, Maquiavelix.

Al igual que el juego con las esposas en la Bienvenida a la Infame Guarida puede haber abierto un mundo de posibilidades en tus juegos de pareja, mi intención con este Caso Real es la misma.

Darte a conocer que no hay una única manera de crear continuidad por sistema.

Dale al Play y sumérgete en el Caso Real de la Hermandad Beta.

¿Ya has terminado de ver la grabación? Pues entonces ya sabes que el siguiente paso es darle al botón amarillo y continuar Maquiavelando ¿no te parece?